viernes, 17 de agosto de 2012

Repollo relleno de carne



El repollo relleno es un plato que siempre dejaba pendiente porque pensaba que era muy laborioso y complicado. Nada de eso. Partiendo de que la carne guisada la podemos tener preparada del día anterior, lo demás es "coser y cantar".
Había leído un montón de versiones: rellenos de carne picada, con arroz cocido, rebozado con harina y huevo, sólo con huevo...finalmente me decanté por una opción propia y más ligera,  atados con cintas de puerro cocidas. Genial. Quedan perfectamente cerrados y además ganan en presentación.
 Receta finalista en el Concurso de recetas de Caldo Aneto.
 
Las cantidades que os pongo son para unos  10 ó 12 repollos rellenos.

Ingredientes para el relleno:
1/4 de carne de ternera para guisar. Preferentemente morcillo.
1/2 cebolla
1 diente de ajo
1 zanahoria
1/4 de pimiento verde
chorrito de vino blanco
sal
aceite de oliva virgen extra

Resto de ingredientes:
1 repollo
1 puerro
1/2 cebolla
1 diente de ajo
1 cucharada de harina de arroz
vino blanco
aceite de oliva virgen extra
sal
Salsa sobrante de guisar la carne

Elaboración

En una olla pondremos un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Cuando el aceite esté caliente añadiremos la cebolla y el pimiento bien picado. Doraremos a fuego bajo y añadiremos el diente de ajo.
 Ahora, añadimos a la olla la carne de ternera partida en trozos medianos. Rehogamos y añadimos un chorrito de vino blanco y un vaso de agua. Rectificamos de sal y dejamos cocinar. En olla cerrada tardará unos 30 minutos. Reservamos.

Lavamos el repollo y separamos 12 hojas. Ponemos  un cazo con agua y un poquito de sal al fuego. Cuando rompa a hervir incorporamos las hojas de repollo y dejamos cocer unos 5 minutos.


Pasado ese tiempo  las hojas de repollo habrán ablandado  y serán más manejables. Las escurrimos y dejamos enfriar. Una vez frías las disponemos  estiradas sobre una tabla para ir rellenandolas de una en una. Pondremos sobre el centro de cada hoja un buen trozo de carne guisada previamente desmenuzada. Cerramos a modo de paquetitos. Si vierais que no pliega bien cortad con un cuchillo los nervios más gruesos del repollo.


Para asegurar un buen cierre y evitar sorpresas rodearemos cada uno de los paquetitos con tiras de puerro cocidas que ataremos con un pequeño nudo.



Una vez preparados todos los paquetitos  pasaremos a preparar la salsa donde  terminará de cocinarse el plato.
En una sartén pondremos un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Llevaremos al fuego y cuando esté caliente verteremos la cebolla bien picada. Bajamos el fuego y dejamos pochar a fuego bajo hasta que veamos que ha quedado tierna. En ese punto incorporamos el ajo. Cocinamos durante un minuto y añadimos una cucharada de harina. Removemos e incorporamos un chorrito de vino blanco y la salsa que nos quedó al guisar la carne.


Incorporamos a esta salsa los paquetitos de repollo relleno y dejaremos cocinar a fuego bajo unos 15 ó 20 minutos. Hasta que veamos que las hojas de repollo están bien cocidas.



Pasado ese tiempo apagamos el fuego, dejamos reposar unos minutos...y listo para degustar!



2 comentarios:

  1. Nos ha gustado mucho esta receta, ya que además de vistosa y diferente, tiene que estar deliciosa.

    Gracias por darte cuenta de que no habíamos puesto cuando poníamos el agar-agar, y así poder corregirlo.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vosotras y buen finde. Un besazo

      Eliminar